La cara, reflejo del alma y de posibles enfermedades

Estos son los rostros perfectos, según los británicos (Estudio Universidad de Kent)

Nuestro rostro puede transmitir información sobre nuestro carácter e incluso nuestra salud.

TOMADA DE:lavanguardia.com
Aquel dicho de que la cara es el reflejo del alma podría tener cierta base científica a partir de diversos estudios que se han elaborado a partir de las conclusiones extraídas de los resultados de la observación del retrato de una persona. Incluso un análisis de nuestras características faciales puede dar pistas sobre los riesgos de padecer algún tipo de enfermedad.

Se tiende a pensar que una persona atractiva reúne otro tipo de rasgos de personalidad positivos como pueden ser la inteligencia o el compromiso. Los psicólogos consideran que la gente que advierte estas características está condicionada por el efecto halo, que consiste en la percepción de rasgos particulares positivos o negativos de una persona influidos por la observación de rasgos anteriores.

Un estudio de la Universidad de Texas a partir del análisis de los retratos de 123 personas, a las que se permitía posar con una expresión neutra o mostrando la actitud que quisieran, resolvió que de una simple imagen los participantes deducían si eran personas extrovertidas, su grado de autoestima, si eran o no muy religiosas, si eran personas agradables o si eran meticulosas.

Pistas faciales para intuir valores

Los rasgos faciales pueden llegar a transmitir a quien observan valores que parecen difíciles de deducir a simple vista si no se conoce a una persona, como es la capacidad de liderazgo. Así, en 2013 un grupo de psicólogos y neurocientíficos europeos y estadounidenses realizaron un estudio a partir de 47 retratos de hombres y 83 de mujeres de raza blanca con la intención de deducir su altura y su capacidad de liderazgo. Los encuestados inferían a partir del género y los rasgos faciales la altura de las personas, y el resultado fue que las que aparentaban ser altas pertenecían a personas más dotadas para el liderazgo.

Nuestra estructura facial también puede transmitir cuan agresivos o no somos. Los hombres con caras más anchas y pómulos grandes tienden a ser personas agresivas y con conductas difíciles de manejar, según un estudio del University College London. Por su parte, las personas con una expresión feliz en su rostro se las considera más amables y dignas de confianza que aquellas que tienen un rostro de enfado.
laro que la ciencia aplicada a lo que refleja nuestro rostro puede fallar alguna vez. En 2015, un grupo de investigadores realizó un estudio mostrando 200 fotos de criminales de Florida que estaban en el corredor de la muerte para ver cuáles tenían aspecto de poderse confiar en ellos. Los resultados fueron que los encuestados consideraban que los que fueron exonerados de morir tenían menos apariencia de ser personas en las que confiar que aquellos que fueron ejecutados.

Cara de buena salud

Otra expresión habitual relacionada con nuestro rostro es aquella de ‘tienes cara de buena salud’, aunque nuestro rostro puede esconder pistas sobre nuestros estado de salud. Varias investigaciones han señalado como algunas características faciales pueden ser indicativas de enfermedades que podemos ser proclives a padecer.
Las arrugas, además de ser un indicativo de nuestra edad, pueden sugerir el riesgo de padecer problemas de corazón en función de su cantidad. Un estudio de 2012 comparó la cantidad de arrugas de 261 personas con padres longevos con las de un grupo aleatorio de 253 personas de la misma edad. Las mujeres con un menor riesgo de sufrir enfermedades coronarias aparentaban una edad dos o más años menos que aquellas con una alto riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

Los ojos también pueden transmitir problemas de salud subyacentes. Es el caso de las manchas rojas en la retina, que son signo de padecer diabetes, al romperse los vasos sanguíneos de la retina cuando los niveles de azúcar en la sangre son muy altos.

La longitud de los dedos de las manos de los hombres también pueden ser indicativos de padecer cáncer de próstata. Un estudio publicado en el British Journal of Cancer reflejaba como aquellos hombres cuyo dedo índice medía lo mismo que su dedo anular eran menos propensos a padecer cáncer de próstata que aquellos cuyo índice es relativamente más corto.

Compartir: