El futbolista que estuvo en coma y debutó recientemente en la Serie A de Italia

El cuerpo de Fabio Pisacane, quien este domingo con el Cagliari jugó en primera división, quedó paralizado cuando era pequeño, antes de asistir a un entrenamiento, debido a que sufrió el Síndrome de Guillain-Barré.
Por: Redacción deportiva
En Twitter: @DeportesEE.

TOMADO DE: elespectador.com

Lucha, convicción y cientos de palabras más pueden definir a Fabio Pisacane, el hombre que con 30 años cumplió su sueño y el de millones: jugar en primera división del fútbol profesional. Lo hizo después de haber sufrido una grave enfermedad y estar en coma.

Con la camiseta del Cagliari, que derrotó este domingo 3-0 al Atalanta en la cuarta fecha, debutó en la Serie A de Italia. Sus lágrimas al final del encuentro fueron derramadas mientras recordaba que padeció el Síndrome de Guillain-Barré, por lo que llegó a estar en coma. Y es que cuando era pequeño, antes de asistir a uno de sus amados entrenamientos, su cuerpo quedó paralizado.

El Síndrome de Guillain-Barré hace que la persona no pueda sentir dolor, ni calor, y otras sensaciones normales en el ser humano. Es un trastorno neurológico en el que el sistema nervioso periférico es atacado por el inmunitario. También genera problemas en la respiración y paraliza ciertas zonas del cuerpo.

Pisacane no se dejó amilanar por sus problemas de salud y en 2004 decidió emprender su rumbo en el balompié profesional. Jugó en la Serie D, C y B, antes de desplegar su juego en la máxima categoría del fútbol italiano.

“Me dijeron que la situación era grave cuando ingresé al hospital. Pensé que lo del fútbol se iba a acabar por siempre. Empecé a luchar para ganar contra los problemas y salvar mi vida. Además entré en coma, pero por fin salí y recuperé mi salud”, evocó Fabio, quien rompió en llanto en las declaraciones posteriores a su debut en la Serie A. “Lo siento, no puedo”, dijo.

El futbolista que es ejemplo de superación y esfuerzo resaltó: “Fueron cuatro meses que pensé noche y día en este momento y los problemas que pasé para llegar hasta acá. Nunca me he rendido, ni siquiera un solo segundo. Sería incapaz de hacerlo, de verdad. En la última semana he intentado no pensar, pero por la noche mi cabeza me devolvió los recuerdos de lo que viví hace 10 u 11 años”.

Compartir: