Antioquia no cumple metas de ONU en seguridad vial

El buen estado de la señalización y el cumplimiento de ellas por parte de conductores y peatones también influyen en la reducción de la accidentalidad en Antioquia.

TOMADA DE:elcolombiano.com/

Con el fin de enfrentar los altos índices de muertes en incidentes viales, Naciones Unidas diseñó en 2010 la Década de Acciones en Seguridad Vial (Dasv) y planteó unas metas, que en los primeros cinco años, Colombia y, en especial, Antioquia no han cumplido.

Según el profesor de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Antioquia, especialista en movilidad segura, Gustavo Cabrera, esa meta para la década era una reducción del 5o % de la mortalidad, lo que quiere decir que si el departamento quería llegar a ellas debería haber tenido una disminución del 25 % a 2015, lo que no ocurrió.

Basado en el informe Dinámica 2010 a 2015 vs Meta ONU-Dasv, en el caso de Medellín, el experto explicó que en 2010 hubo 295 fallecidos y según las revista Forensis, en 2015, la cifra llegó a 277, mientras que la meta de Naciones Unidas era, máximo, 222.

El segundo municipio de Antioquia con mayor número de muertes en incidentes viales fue Bello donde en 2010 se presentaron 35 muertes, la meta era de 26 para 2015, y ese año tuvo 59; Itagüí tuvo 28 en 2010, la meta estaba en 21 y en 2015 llegó a 26.

Turbo, muy afectado

Turbo, dijo, fue otra población con un alto incremento en los decesos por accidentes de tránsito: En 2010 fueron 25 y en el 2015 sumó 33, cuando la meta de las Naciones Unidas era de 19; Envigado registró en 2015, 20 muertes, contra 26 de 2010, pero no logró la meta que para el año pasado era de 19 (ver resto de poblaciones en el recuadro anexo).

Agregó Cabrera que, según las cifras dadas a conocer por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses en la revista sobre violencia en Colombia, Forensis, en 2015 fueron reportados 52.690 casos de accidentes en sistemas de transportes en Colombia. Las muertes fueron de 6.884 y las lesiones llegaron a 45.806 personas.

El análisis de resultados demostró que para el año estudiado el número de muertes es el mayor de la última década e, incluso, es la cifra más alta de muertes en los últimos 15 años. Es así, que para el 2015 las muertes por accidentes de transporte se incrementaron en 7,53 % con respecto al 2014.

A su vez, aumentaron en el 20,69 % con respecto al 2010 y 27,06 % con relación a 2005. En cuanto a víctimas no fatales, se presentó en 2015 un aumento del 3,70 % comparado con el 2014, y de 14,65 % con respecto a 2005.

Esto quiere decir, precisó Cabrera, que Colombia incumplió la meta fijada por la ONU y si sigue este comportamiento y no se toman correctivos no cumplirá la fijada para el década (2010-2020).

Desde la perspectiva del medio de transporte afectado, alrededor del 80 % de las muertes y personas heridas en Colombia se concentran en los denominados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) “usuarios vulnerables de la vía pública”, compuesto por los peatones (26,57 % de las muertes en Colombia, 20,93 % en heridos), ciclistas (5,53 % de las muertes, 5,74 % en heridos) y los ocupantes de motocarro o motocicletas (47,36 % de las muertes, 54,92 % en heridos). En Antioquia se presentaron 925 muertos y 5.419 heridos.

El investigador Cabrera opinó que un 90 % de los incidentes viales ocurren por fallas humanos y el restante 10 % se debe a la infraestructura vial, como falta de señalización, de barreras protectoras; mal estado de las vías, peraltes mal elaborados, sustancias en la carpeta de rodadura, y condiciones climáticas.

En este sentido Forensis dio a conocer a manera de discusión que en la actualidad, el trabajo en seguridad vial está en proceso de transición a soluciones de orden de diseño partiendo de la premisa de generar un sistema con calles, carreteras y vehículos que se adapten a las vulnerabilidades del ser humano, entendiendo los errores de los usuarios.

Vías para ciclistas y caminar En Colombia, según Forensis, donde la mayor parte de muertes ocurren en sectores urbanos, con afectación a los usuarios más vulnerables de la vía (motocicletas, ciclistas y peatones), es necesario generar más seguros, evitando la expansión urbana. Es así, que las ciudades con un crecimiento urbano no controlado tienden a generar un mayor número de incidentes viales. En consecuencia, ciudades como Medellín que cuentan con menor distancia entre cuadras deben desarrollar calles pensadas para los peatones, un acceso más eficiente al servicio público y masivo de pasajeros, y asegurar pasos para caminar y la bicicleta.

En el estudio de Forensis también se indicó “que las carreteras son parte importante del desarrollo de una región, sin embargo, también generan problemáticas como la inseguridad vial. Por tanto, es necesario buscar un equilibrio entre el beneficio de los desarrollos viales y los efectos en la calidad de vida que pueda producir en el entorno afectado. La seguridad vial requiere un tratamiento desde la gestión del riesgo, en donde el diseño de las calles y carreteras junto con el diseño vehicular son pilares fundamentales en la seguridad de la población que se desplaza por el territorio, por supuesto, complementado por la educación vial y la cultura ciudadana, pero es necesario una transformación en la concepción que la seguridad vial dado que es un trabajo que traspasa las acciones meramente educativas y debe enfocarse en la mitigación o eliminación de los riesgos más que en el intento infructuoso de desaparecer los errores de los usuarios”.

Acciones en Antioquia

El director de Tránsito de Antioquia Carlos Alberto Molina, expresó que las cifras que presenta la revista Forensis son preocupantes y el Gobernador, Luis Pérez ya manifestó que hay que tomar acciones y medidas y, por esto, ha querido “hacerle un cambio frontal a esta Dirección”.

Indicó que han notado muchos problemas en los municipios y uno de ellos es la señalización. En segundo lugar hace falta un trabajo muy duro en educación vial, ya que hasta niños están manejando motos sin ninguna preparación, sin implementos de seguridad, sin documentos ni siquiera seguro obligatorio y sin conocimiento de las normas de Tránsito.

Informó que desde el fin de semana pasada empezó el convenio con la Policía de Tránsito y Transporte, para mayores controles en 31 municipios del departamento.

Recordó que hay 31 municipios con organismos de tránsito (entre ellos 10 del Valle de Aburrá) y 94 que no lo tienen y “están muy solos y dependen de un inspector de policía que muchas veces son solo bachilleres y es allí donde vamos a llegar para ayudarles”.

La deficiencia en la señalización, añadió Molina, es un problema, porque hay municipios que no se sabe en que sentido hay que circular, las vías son estrechas y llenas de obstáculos y no está demarcado y ni siquiera dónde hay que hacer un pare.

“Pero también vamos a empezar a salir a los municipios para hacer un trabajo con los conductores de todos los vehículos para capacitarlos más y hacer un trabajo serio, porque el problema es grande en Antioquia”, concluyó.

El secretario de Infraestructura de Antioquia, Gilberto Quintero, manifestó que con el fin de prevenir accidentes por falta de señalización el Departamento firmó un contrato por 828 millones de pesos, aproximadamente que serán invertidos en la red vial secundaria pavimentada y en afirmado.

Agregó que estos trabajos incluyen la señalización reglamentaria e informativa en estas vías que son del Departamento.

Jorge Eliécer Córdoba director del departamento de Ingeniería Civil de la Universidad Nacional, sede Medellín, advirtió que en el departamento también se está presentando el problema que cuando pavimentan las vías, la gente cree que puede correr y lo puede sorprender una curva no especificada para esa velocidad. Entonces tiene que haber una armonía entre esa buena infraestructura y la señalización.

Pero, enfatizó, hay otras carreteras que tienen baches y pérdida de la banca que también son causa accidentes.

Entonces no solo hay que intervenir esos sitios sino señalizarlos. Igualmente ocurre con las características de nuestras vías que después de una empinada loma, aparece una curva cerrada con un peralte mal diseñado y el conductor, en ocasiones, no puede maniobrar, entonces todo esto hay que señalizarlo bien.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

CLAVESALCALDÍAS DEBEN VELAR POR LA BUENA SEÑALIZACIÓN

1
Según expertos, hasta la falta de señales informativas pueden causar incidentes viales. Estas ubican a conductores.
2
Se recomienda que las alcaldías también deben señalizar y velar por el buen estado de las vías terciarias.
3
El mal diseño de peraltes y curvas mal señalizadas también influyen en la accidentalidad en Antioquia.
Compartir: