'Tigre' Castillo conducía ebrio y con la licencia suspendida

Tránsito de Cali volvió a multarlo, esta vez por 25 millones de pesos. Debe otras por 16 millones.

En la madrugada del domingo pasado, cuando la Policía Metropolitana de Cali persiguió y retuvo al exjugador de fútbol Jairo ‘Tigre’ Castillo por conducir alicorado en el suroriente de esta capital, la Secretaría de Tránsito municipal verificó que tiene suspendida su licencia de conducción.

TOMADA DE:eltiempo.com

La suspensión se fijó hace un año, cuando Castillo fue llevado también a una estación de Policía de la ciudad por manejar en estado de ebriedad, en una madrugada de noviembre de ese 2015.

Esta es la cuarta vez que el exjugador, quien ha manifestado su deseo de regresar al América de Cali, en el que empezó su carrera en divisiones inferiores, es sorprendido manejando por encima del límite de velocidad y es la tercera ocasión en que las autoridades le comprueban haber estado bajo los efectos del licor.

El 5 de agosto del 2011, agentes de tránsito hacían un retén y le solicitaron al exjugador detenerse para un control, pero no lo hizo, aceleró la camioneta que manejaba en esa época y se fue del lugar. Después de ser perseguido en ese entonces, a Castillo no se le pudo realizar la prueba de alcoholemia. Luego dejó el carro en la vía y se fue en un taxi con tres personas.

El 15 de septiembre de 2012, durante operativos de la Secretaría de Tránsito de Cali por la celebración del Amor y la Amistad, a eso de las 3:00 de la mañana, en una zona del corregimiento Juanchito, en la vía a Candelaria, las autoridades le practicaron la prueba de alcoholemia y esta arrojó grado uno (la persona ha bebido tres cervezas). En ese entonces, la Secretaría de Tránsito le inmovilizó el vehículo, lo multó y le suspendió la licencia de conducción por hasta tres años.

El 22 de noviembre de 2015, la Policía hizo un control en la avenida Ciudad de Cali con carrera 41B, en el oriente de la ciudad, a las 10:14 de la mañana. Después de que se fue en un taxi, la Policía requirió a Castillo y lo llevó hasta la estación del barrio El Diamante, en el oriente.

Allí, la prueba de alcoholemia marcó grado 2 de alicoramiento (corresponde al consumo de cuatro a siete cervezas, dos vasos de whiski y dos copas de aguardiente). En ese época, al ‘Tigre’ le inmovilizaron su Mazda CX9 último modelo por 10 días en los patios del Tránsito, le impusieron una multa de 11’598.000 pesos, le suspendieron la licencia y le ordenaron 60 horas de servicio social. Sin embargo, hoy debe 16 millones de pesos por esa multa del año pasado y por la primera sanción.

Y en la madrugada del pasado 18 de septiembre, la Secretaría de Tránsito de Cali le impuso el pago de otra multa, esta vez por 25 millones de pesos al comprobarle grado 3 en la prueba de alcoholemia (más de ocho cervezas), realizada en la estación de Policía del barrio El Vallado, en el Distrito de Aguablanca, en el oriente de la ciudad. No necesariamente tiene medida de aseguramiento por conducir estando con el máximo grado de alicoramiento.

En ese historial de la Secretaría de Tránsito de Cali también figura el trágico accidente del 19 de agosto de 2001. Ese día, Jairo chocó contra un poste en la autopista Simón Bolívar con carrera 39, hecho en el que resultaron muertas las hermanas Katherine y Claudia Patricia Ojeda Viana, de 21 y 23 años, respectivamente. En junio del 2005, fue condenado a 36 meses de prisión, en primera instancia, por este hecho.

Hasta ahora, el exjugador se ha abstenido de dar declaraciones sobre lo ocurrido el fin de semana pasado.

CALI

Compartir: