Joven asesinó a su papá en Cali luego de recibir un regaño por patear una biblia

Al parecer, el joven de 19 años estaba bajo los efectos de las drogas. El hecho sucedió durante el fin de semana de Amor y Amistad en una vivienda del norte de Cali.

Por asesinar a su padre, un Juez de Cali envió a la cárcel a Joseph Franz Restrepo Burbano de 19 años, a quién la Fiscalía le formuló cargos por el delito de homicidio agravado. El joven habría asesinado a su padre Antonio José Restrepo de 55 años con un arma cortopunzante cuando, al parecer, este lo reprendió por patear una Biblia.

TOMADA DE:bluradio.com/

De acuerdo con el reporte entregado por la Fiscalía, el hecho sucedió en la habitación de la vivienda donde residía la familia, ubicada en el barrio Brisas de los Álamos, norte de Cali, el pasado fin de semana de Amor y Amistad.

Según las investigaciones de la Policía, el joven, quien estaría bajo los efectos de las drogas, fue sorprendido por su madre cuando salía de la vivienda con un cuchillo en la mano. La mujer le pidió que se devolviera y que soltará el elemento cortopunzante pero este trató de agredirla y ella logró esquivar la agresión.

Las autoridades indicaron que la madre del joven regresó a la casa y encontró a su esposo gravemente herido, acompañado de su hija de 17 años, quien narró lo sucedido y aseguró que tuvo que encerrarse en una habitación para evitar ser agredida por su hermano.

La Fiscalía informó que la hermana del agresor manifestó que su padre encontró al joven pateando una biblia y le llamó la atención por eso, lo que provocó la ira del muchacho quien cogió un cuchillo de cocina y empezó a apuñalar en el pecho a su papá. La menor intentó detener a su hermano pero este lanzó el arma hiriéndola también en el pecho.

La madre y la hermana de Joseph Franz Restrepo trasladaron a Antonio José Restrepo hasta una clínica del norte de la ciudad, a donde llegó sin signos vitales. Minutos después, la unidad de Policía del cuadrante localizó al joven en una de las esquinas del sector, con sus manos manchadas de sangre, pero sin el cuchillo.

Compartir: