Descubre como tratar la hipertensión con estos consejos

Muchas personas creen, de forma errónea, que es cosa de hombres. Sin embargo, la presión arterial alta es un problema que afecta a ambos sexos por igual.

De hecho, la hipertensión en la mujer es esa enfermedad “silenciosa” que tantos problemas ocasiona en caso de no diagnosticarla a tiempo.

TOMADA DE:cablenoticias.tv

A continuación, te explicamos algunos datos sobre la hipertensión que conviene tener en cuenta si eres mujer.

La hipertensión en la mujer es cada vez más frecuente

Es algo que, sin duda, nos llama la atención y que conviene recordar. En las últimas décadas los índices de la hipertensión están aumentando en las mujeres.

Las causas podrían ser la siguientes:

El hábito del tabaco es ya muy común en el sexo femenino.
El estrés laboral se combina con la presión familiar, el cuidado de los hijos o de familiares dependientes… Todo ello incrementa las tasas de hipertensión en este sector poblacional.
Los médicos nos indican que, por término medio, los hombres siguen teniendo mayores índices de hipertensión entre los 40 y los 50 años.
Sin embargo, llegada la década de los 50 y los 60 y por efectos de la menopausia, la mujer llega a superar a los hombres en esta enfermedad.

Síntomas de la hipertensión en la mujer

Dolor de cabeza, que se intensifica por las mañanas y por las tardes.
Cansancio.
Visión borrosa.
Inflamación ocular.
Taquicardias.
Los zumbidos en los oídos son un indicador de la hipertensión.
Mayor sensación de ansiedad.
Nos cuesta concentrarnos.
Al hacer cualquier esfuerzo, como subir una escalera, aparece el cansancio y el ahogo.
Insomnio.
Sangre en la orina (en especial cuando la hipertensión afecta ya a la salud de nuestros riñones).
Pequeños mareos o vértigos.
Sensación de debilidad.
Todos estos síntomas pueden intensificarse llegada la menopausia.

Cómo tratar la hipertensión

En primer lugar, es importante que conozcamos si en nuestra familia existen antecedentes relacionados con la hipertensión. Si es así, nunca está de más comentarlo con el médico para establecer revisiones periódicas.

Así mismo, es importante que pongas en práctica estos consejos:

Evita el sedentarios. Camina, al menos, media hora al día.
Si eres fumadora, abandona este hábito.
Reduce el consumo de sal en tu dieta.
Bebe unos dos litros de agua al día.
Empieza el día con un vaso de agua con limón.
Consume alcachofas, zanahorias, coles de Bruselas, berenjenas, guisantes, lentejas…
Adereza tus guisos o ensaladas con ajo.
Las nueces y los plátanos también son muy adecuados en caso de hipertensión.
Desayuna avena con manzanas verdes.
Restringe el consumo de café o tés.
Cuida de tus focos de estrés.
Evita subir de peso.

Compartir: