Caracol africano, la nueva amenaza de Antioquia

En los últimos días en los municipios de San Carlos y Santa Fe de Antioquia se ha detectado la presencia del caracol gigante africano (Achatina fulica),un molusco que según Cornare, el ente de gestión, control y promoción de los recursos ambientales de la región, lo identifica como una especie invasora que amenaza los ecosistemas, los productos agrícolas y la salud de los seres humanos.

TOMADA DE:kienyke.com/

Es por esto que se vienen desarrollando diferentes intervenciones para la población.En el municipio de San Carlos, Cornare viene sensibilizando a las instituciones educativas y comunidad en general sobre el manejo y la identificación de esta especie.

“Es fundamental que la comunidad identifique bien los caracoles y los distingan de los nativos, la recomendación es no manipularlos sin los instrumentos necesarios como guantes, caretas y tapabocas”, enfatiza Jairo Henao, médico veterinario de Cornare.

Son diferentes los daños que el caracol gigante africano puede producir, por un lado están los cultivos: los productores empiezan a perder parte de sus cosechas por la invasión masiva que afecta los diferentes sembrados, presentando pérdidas de frutas y follaje.

Otro de los daños que produce el molusco se ve reflejado en la salud de las personas, animales domésticos y fauna silvestre ocasionando alergias, infecciones cutáneas y respiratorias. También puede ocasionar meningitis, enfermedades intestinales, inflamación de tejidos, diarrea y fiebre.

Es así, que por la complejidad del caso se conformó un comité de control, tratamiento y erradicación de este molusco, constituido por representantes del municipio de San Carlos, las Secretarías de Salud y de Cultura con la coordinación de Cornare, que busca tener un trabajo articulado con las comunidades, quienes se convierten en los principales aliados para combatir la reproducción del animal.

Asimismo, en Santa Fe de Antioquia se llevó a cabo una jornada de limpieza en la quebrada La Maquea, lugar donde hace presencia el animal, y se adelantan campañas de prevención, donde la principal recomendación es no tocar al animal y evitar el contacto con la baba, especialmente en los ojos, nariz, boca y heridas.

Aún la entidad ambiental de la región antioqueña desconoce por qué llegó el molusco hasta la localidad, sin embargo, la hipótesis que maneja la comunidad es que se trató de la ilegalidad de la entrada de caracoles hace algunos años, cuando estuvo de moda la baba de caracol para productos de belleza.

Compartir: