Aplican la eutanasia por primera vez a una menor en Bélgica

Una niña fue la primera paciente menor de 18 años que se sometió a un procedimiento de muerte asistida. Bélgica es el único país donde se puede aplicar la eutanasia sin un límite mínimo de edad.
Por: Redacción Salud.

Desde el año 2014, Bélgica es el único país donde se puede aplicar la eutanasia sin un límite mínimo de edad. Esta semana, por primera vez en la historia, se ha practicado la muerte asistida a una menor de edad, según informó el periódico belga Het Nieuwsblad.

TOMADO DE: elespectador.com

El médico que aplicó la eutanasia entregó esta semana un informe a la Comisión Federal de Control y Evaluación de la Eutanasia, organismo que controla la práctica. En el documento, sin embargo, no ha trascendido la identidad ni la edad exacta de la menor, como tampoco la enfermedad que la llevó a solicitar la muerte asistida.

“Afortunadamente, hay muy pocos niños para los que se plantee (la eutanasia), pero eso no significa que tengamos que negarles el derecho a una muerte digna”, declaró Wim Distelmans, director de la Comisión.

Bélgica y Holanda, pioneros en la práctica

Los pacientes adultos que soliciten la eutanasia en Bélgica u Holanda, según establece la ley, deben contar con la opinión favorable de un médico que certifique la gravedad de su padecimiento.

Además, la normativa prevé que un segundo médico sea consultado antes de que se practique, e incluso exige que se someta a una tercera opinión para los pacientes que no tienen una enfermedad terminal.

Pero fue hace dos años cuando Bélgica amplió la ley sobre la eutanasia que estaba vigente desde el 2002 y se convirtió en el segundo país, después de Holanda, en despenalizar esa controvertida práctica médica para menores y el primero en hacerlo sin un límite de edad.

Mientras en la legislación holandesa se establece que una persona sólo puede solicitar la eutanasia si ha cumplido al menos los 12 años, en Bélgica no se fija una edad mínima, sino que se incluye la noción de “capacidad de discernimiento” del menor, es decir, si es consciente de las consecuencias que va a tener esa decisión.

Según estableció la normativa belga en el 2014, los niños y adolescentes pueden optar por la eutanasia en supuestos muy restringidos: cuando padezcan un “sufrimiento físico insoportable y su muerte a corto plazo sea inevitable”.

Si un menor se encuentra en esa situación, se establece que deberá solicitar la muerte asistida en reiteradas ocasiones y contar obligatoriamente con una autorización escrita de sus padres, además de someterse a una evaluación psicológica que determine su “capacidad de discernimiento”.

La extensión de la ley de la eutanasia belga a menores fue muy criticada durante el trámite parlamentario en 2014, especialmente por parte de la Iglesia católica belga y de diversos movimientos conservadores.

Compartir: