¿Sufre de insomnio? Conozca algunas estrategias para espantarlo

6 a 9 horas de sueño es lo ideal para un adulto joven. Dormir menos causa deterioro de la salud.

El sueño es uno de los pilares de la salud, equivalente a la nutrición y el ejercicio. Y tiene una función reparadora tanto para el cerebro como para los tejidos en el organismo.

TOMADA DE:elpais.com.co

“No hay que ser médico ni especialista en sueño para saber que cuando uno duerme bien, tiene un buen día, una buena calidad de vida, disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, hay mejora de la memoria, de la atención, del sistema inmunológico”, asegura Karem Parejo, neuróloga, somnóloga y presidente de la Asociación Colombiana de Medicina del Sueño.

Agrega la especialista que a eso se suma que, gracias al sueño, “se producen una serie de hormonas que ayudan a reparar los tejidos y básicamente el sueño es una función fisiológica del organismo, como el hambre, como la sed, de manera que no se puede intentar privarse, voluntariamente, del sueño, porque esto lo va a cobrar el cuerpo de alguna forma”.

Enfatiza la somnóloga que “es importante seguir unas medidas de higiene de sueño, para tratar de tener una vida más saludable”.

Advierte que hay que tener cuidado con el uso de píldoras para dormir: “Todos los medicamentos tienen contraindicaciones, los hipnóticos no se recomiendan de uso prolongado, pero depende de las circunstancias y lo que le sirve a una persona pueda que no le sirva a otra. Si una persona tiene que usar un inductor de sueño por alguna circunstancia, debe ser vigilada por un médico y tomarlo por el tiempo que haya sido acordado con este. Hasta las aromáticas tienen contraindicaciones”.

Otro punto importante a tener en cuenta es el insomnio en los pacientes con apnea. En ellos, cada vez que tienen una alteración respiratoria, cuando dejan de respirar total o parcialmente, se fragmenta el sueño porque presentan microdespertares y disminución de la saturación de oxígeno. Cuando estos son muy prolongados, se puede generar insomnio a largo plazo, porque puede que se despierte ahogada, tosiendo, sudando, con taquicardia o con sensación de susto de muerte inminente.

Aquí, una guía para dormir más.

Recomendaciones
Hacer ejercicio, especialmente en la mañana, ayuda a regular los ciclos biológicos.

No consumir comidas abundantes en las noches ni tomar bebidas estimulantes tipo café, té, chocolate, gaseosas.

El alcohol y el cigarrillo también son estimulantes. A pesar de que el licor tiene un efecto depresor sobre el sistema nervioso, puede eventualmente generar un poco de sueño al cabo de unas horas. Las personas se levantan con mal sueño y pueden tener pesadillas o empeoramiento de problemas respiratorios durante el sueño.

Se recomienda tratar de no utilizar luz fuerte en la noche ni estar cerca a celulares, televisores o computadores.

Las personas que no duermen bien o que sufren de insomnio, no deben hacer siestas durante el día porque esto dificulta aún más la conciliación del sueño nocturno. Algunas personas por costumbre, en algunas partes del mundo, suelen dormir al mediodía.

Hay una tendencia normal a tener somnolencia entre el mediodía y horas de la tarde porque baja la temperatura corporal, pero solamente si no afecta el sueño profundo puede darse la siesta.

Los efectos del insomnio
Nuevos hallazgos

Una de las funciones del sueño es la reparación y detoxificación de sustancias lesivas para el cerebro.

Se ha encontrado que las personas que duermen menos tienen acumulación de sustancias y de proteínas tóxicas como el Beta-amiloide, que es una de las proteínas que se deposita en los pacientes con enfermedad de Alzheimer.

Este es uno de los hallazgos de los últimos años y probablemente el déficit de sueño tenga relación con dicha enfermedad cerebral que causa problemas con la memoria, la forma de pensar y el carácter. Así las cosas, dormir bien podría ayudar a prevenir la enfermedad.

Perjuicios

Quienes no consiguen dormir con la frecuencia recomendada pueden tener problemas en el desempeño laboral o escolar; fallas en la atención, la memoria y la asimilación de conocimientos.
También tienen mayor predisposición a tener accidentes automovilísticos o a incurrir en errores en el trabajo. Hay efectos en la salud cardiovascular, aumenta el riesgo de hipertensión, diabetes y obesidad. Muchos tienden a consumir en gran cantidad alimentos de alto valor calórico para mantenerse despiertos y caen en la obesidad y padecimientos derivados.
Causas del insomnio
Las principales causas del insomnio son la ansiedad, el estrés y la depresión. Sin embargo, hay personas que tienen otros trastornos del sueño que generan frecuentes despertares en la noche y que la gente cataloga como insomnio: se despiertan con frecuencia en la noche, se ponen a pensar, prenden la luz, van al baño, y esto hace que empeore la situación.
También, después de los 50 años, en las mujeres hay disminución del sueño profundo y de la producción de la melatonina, que es una glándula pineal (reloj biológico) que se produce en la oscuridad y que prepara al cuerpo para dormir.
En los adultos jóvenes hay un problema que se llama ‘fase retrasada de sueño’ y es que tienden a dormirse más tarde y a levantarse más tarde y esto puede ser percibido como insomnio, pero en realidad es un trastorno del ritmo circadiano de los horarios normales de sueño y de vigilia. La idea es respetar el tiempo de sueño y así no alterarlo.

Compartir: