De esta forma podrás tratar el acné en la espalda

La razón principal de que esto ocurra es que en los poros de la piel se incrusta una suciedad que se mezcla con la grasa de la misma. El resultado es la aparición del antiestético acné.

Adolescencia aparte, los granos no surgen porque sí.

TOMADA DE:cablenoticias.tv/

La razón principal de que esto ocurra es que en los poros de la piel se incrusta una suciedad que se mezcla con la grasa de la misma. El resultado es la aparición del antiestético acné.

La espalda es un lugar más propicio para que suceda, debido en gran parte a la dificultad que tenemos para acceder a ella. Si por un lado es complicado cuidarla, por otro está el contacto directo con la ropa y elementos que añaden impurezas a nuestra epidermis.

Además, nuestra dieta será otro factor fundamental para la formación del acné en la espalda. Alimentos como el chocolate o aquellos ricos en grasas saturadas provocan este problema, ya que los elementos nocivos que presentan se convierten en sebo.

Ten en cuenta que la piel es un reflejo de cómo está el resto de tu cuerpo, así como de tu mente.

Trucos para tratar el acné en la espalda

Equilibra el pH de tu piel con vinagre de manzana

Elabora un preparado con partes iguales de agua y vinagre. El ácido málico que contiene lo convierte en un limpiador muy potente que fulmina la grasa con gran facilidad.

Por otra parte, abre los poros y permite que tu piel respire con toda la amplitud que necesita, por lo que también constituye un elemento de prevención.

Disminuye la temperatura del agua de la ducha

El agua caliente abre los poros, lo que es bueno cuando te estás bañando. Sin embargo, lo ideal es que cuando salgamos estén cerrados y evitar así que la suciedad se adhiera a nosotros.

Para ello, debes disminuir de forma progresiva los grados del agua con el que te estás lavando. Tras ello, saldrás limpio y con las barreras necesarias para que se mantenga así durante más tiempo.

Utiliza ropa de algodón para lidiar con el acné en la espalda

El sudor es una fuente de grasa importante. Por ello, es importante elegir bien las prendas que usamos.

Existen telas que dificultan la transpiración, lo que da como resultado un aumento de la sudoración, al tiempo que el tejido se queda pegado a nosotros.

Sin embargo, el algodón se empapa y deja que se produzca la evaporación. Este doble efecto es fundamental para que el acné no haga acto de presencia.

Compartir: