Madre le pegó a docente porque, al parecer, su hijo no comió torta en una fiesta

La mujer fue condenada a tres años de cárcel por la agresión registrada en un jardín infantil de Cali. La profesora afectada quedó con una deformidad.

Noticiascaracol.com.

Un ama de casa y madre de un menor de edad fue condenada a tres años de cárcel por agredir físicamente a una profesora, a quien le causó lesiones permanentes en su rostro, durante hechos registrados en un jardín infantil del oriente de Cali.

TOMADO DE: noticiascaracol.com

Según informó la Fiscalía, la mujer, identificada como Beatriz Johanna Quiñónez Castillo, le reclamó de manera exaltada a la docente “por qué su hijo no había comido torta ni tomado gaseosa” durante una fiesta de cumpleaños.

Luego, la profesora le pidió a la madre que se calmara y le mostró un álbum con fotos donde se observaba al menor comiendo la torta con gaseosa. Sin embargo, la mujer hizo caso omiso a las explicaciones y volvió a reclamarle.

De acuerdo con el ente acusador, la agresora le gritó que no le dijera que “su hijo era un mentiroso” y le lanzó un puño al rostro. En consecuencia, le golpeó el ojo izquierdo y, además, le ocasionó una herida con un anillo que portaba.

“La valoración de las lesiones en el Instituto de Medicina Legal obligó a que la víctima fuera incapacitada por 20 días. Además, quedó con una deformidad física que afecta su rostro de manera permanente”, señaló la Fiscalía en un comunicado.

Ante las reiteradas negativas para conciliar con la profesora, la Fiscalía presentó escrito de acusación contra la procesada y, durante la audiencia de juicio, demostró que “al agredir a la docente, le causaba daño en su integridad física y quiso hacerlo. Además, que tenía la capacidad para comprender que, sin justa causa, su conducta era ilícita y que no debía hacerlo”.

Además de la condena de tres años de prisión, que son excarcelables por no tener antecedentes, Beatriz Johanna Quiñónez Castillo deberá pagar una multa de 23 millones de pesos.

El Juez 10 Penal del Circuito fue el encargado de emitir la sentencia por estos hechos, ocurridos el 11 de agosto de 2011 en el Distrito de Aguablanca. Finalmente, la condenada aseguró, a Blu Radio Cali, que “eso fue una pequeñez y la culpa fue de ella”.

“Acepto que le di duro y que le reventé la cara”, dijo la madre y ama de casa, al anotar que se trató de “una reacción del momento” porque, según ella, la profesora le había pegado primero.

Compartir: