10 consejos para ahorrar energía en su casa

Racionalizar el uso de la energía eléctrica y ahorrar en el pago del servicio ayuda a fortalecen los hábitos de consumo de los colombianos.

TOMADA DE:elcolombiano.com

Frente a los estragos que padeció el país en materia energética hace pocos meses por cuenta del Fenómeno de El Niño, y que obligó a buscar formas de reducir el consumo para evitar un racionamiento eléctrico como el de hace dos décadas y media, la compañía Schneider Electric, experta en gestión de energía y automatización, preparó un decálogo de recomendaciones.

Se trata de alternativas efectivas para hogares y los negocios pequeños como oficinas de profesionales, tiendas, entre otros, para racionalizar el uso de la energía eléctrica y ahorrar en el pago del servicio mientras se fortalecen los hábitos de consumo.

“Muchos hogares y negocios pequeños solo se plantean estrategias de acción en momentos críticos, por ejemplo cuando existe un riesgo de crisis energética, como con el Fenómeno de El Niño, que puede entrañar un racionamiento de energía o el incremento de los costos de la electricidad”, explica Giovanny Quiñónez, de Schneider Electric.

El vocero agrega que “así como muchas empresas grandes lo han logrado, es posible que los hogares y las empresas pequeñas también puedan reducir hasta en 30 % su consumo energético”.

A continuación el decálogo que permitirá cambiar la visión de los planes de ahorro de energía en el hogar, en las oficinas y los negocios pequeños:

1. Planificar a largo plazo
Muchos planes de ahorro energético para el hogar y los negocios fracasan desde su inicio, porque se plantean solo al mirar la factura y luego se van olvidando con el paso de los días. En realidad, lo ideal es desarrollar un plan que al menos dure tres meses, aunque la mejor alternativa es que el plan sea de, al menos, un año o más, con el fin de definir objetivos concretos y hacerles seguimiento.

2. Medir y comparar
Aquí entra en acción el pasado. Resulta adecuado arrancar el proyecto con datos previos para analizar con mayores argumentos la situación actual y de esa forma proyectarse con coherencia hacia el futuro.

Al establecer estas acciones se trabaja sobre datos concretos y se entiende qué se busca. Una buena opción sería poner un tablero con fechas, el consumo y el costo del mismo. Para hacer esta tarea solo se requieren los recibos de meses anteriores.

3. Establecer metas
Con mejores datos en su poder, puede determinar cuál es el escenario ideal que desea y cómo lo puede lograr. Esto hace más fácil cumplir los objetivos. Por ejemplo, reducir en un porcentaje determinado el consumo en un tiempo que puede ser un trimestre, un semestre o un año.

4. Revisar

Luego de establecer las metas, puede comenzar por revisar cómo y en qué se gasta la energía de la casa. Esto le permitirá tener aún más claro cómo mejorar la gestión de su energía y determinar por dónde comenzar. Por ejemplo, revisar las tomas, la calidad de las conexiones, el consumo por habitación o por oficina y por electrodoméstico o equipo conectado, entre otros.

5. Compromiso y motivación
Lo ideal es compartir la información entre todos los habitantes del hogar o entre todos los compañeros de trabajo, hacerla entender, comprometerlos con las metas y los logros y poner un plan que se pueda realizar solo si se ahorra, por ejemplo, en el caso de una familia, viajar en vacaciones o en el de un negocio, mejorar alguna condición productiva.

6. Reducir
El siguiente paso es reducir los consumos, por ejemplo, encendiendo menos luces, usando menos espacios para refrigerar o ventilar, usando un solo televisor, entre otros.

7. Delegar
Al mostrar resultados, los habitantes del hogar o los compañeros de trabajo aumentarán su compromiso y su sentido de responsabilidad. Esto permitirá que algunos miembros se encarguen de tareas específicas, como apagar las luces del jardín o no encender equipos de forma innecesaria.

8. Controlar y desconectar
Con el tiempo se van reduciendo los consumos y esto hará que el plan marche como debe ser. Sin embargo, es posible que haya repuntes de consumo que se salen del plan. Para esto puede tomar medidas más fuertes, como por ejemplo desconectar los electrodomésticos que han generado el repunte.

9. Buscar alternativas
Cuando el plan avance y se conozca a la perfección la red, la iluminación, los electrodomésticos y los dispositivos conectados, es posible que surjan opciones sencillas que permitan reducir el consumo y los costos energéticos. Aprovecharlos incrementará aún los logros. Por ejemplo, cenando toda la familia en el comedor, o saliendo todos los empleados media hora antes.

10. Innovar
Considere nuevos electrodomésticos que usan menos energía, también piense en proyectos de uso de energías alternativas que pueden paliar las facturas y mejorar sus ingresos; piense en hábitos que parecen imposibles de cambiar pero que con algo de iniciativa se pueden romper, luego compare con la factura y verá el retorno de la inversión.

Así, es posible gestionar la energía y avanzar hacia una visión más completa y de largo plazo, con el fin de ser más eficientes y amigables con el medio ambiente.

Compartir: