Los animales que podrían desaparecer

La Lista Roja de Especies Amenazadas reveló que las poblaciones de gorilas, cebras y koalas se han reducido por acción del hombre.
Por: Redacción Vivir.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha dado a conocer en Hawái, donde se celebra estos días el Congreso Mundial de Naturaleza, la última actualización de su Lista Roja de Especies Amenazadas. Este listado, registra el estado de unas 83.000 especies y se actualiza año tras año, y ha revelado que cerca del 30%, 24.000, se encuentran amenazadas de extinción en alguna de sus categorías. De ellas, 5.107 se encuentran en peligro crítico.

TOMADO DE: elespectador.com

Cuatro de los seis grandes simios están ya a un paso de la extinción, según la última actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), publicada hoy. Son el gorila oriental, el gorila occidental, el orangután de Borneo y el orangután de Sumatra, clasificados en peligro crítico. El chimpancé y el bonobo, los otros dos grandes simios, se encuentran tan solo un poco mejor, en la categoría de en peligro.

Este año, el cambio más significativo se dio en la rama de los primates, pues cuatro de los seis grandes simios se encuentran ya a un paso de la extinción. Uno de ellos, el gorila oriental, pasó de ‘En Peligro’ a ‘Peligro crítico’. Su número ha caído un 70% en 20 años y según la UICN se calcula que quedan menos de 5000 individuos con vida. “Es realmente preocupante ver al gorila oriental, el simio más grande del mundo y una de las especies más cercanas al hombre, encaminarse a la extinción” comentó Inger Andersen, Directora General de la UICN.

La mayoría de los gorilas supervivientes son de la subespecie de los gorilas de llanura, y habitan en las selvas orientales de la República Democrática del Congo, en África. Allí, la ley prohíbe la caza o captura de los grandes simios, pero aún así no ha evitado que la población de estos gorilas se haya reducido drásticamente y pasado de 16.900 a solo 3.800. Según fuentes de la UICN, la razón de esta rápida reducción ha sido debido a la caza ilegal, que aún no ha sido controlada en su totalidad.

Otra de las novedades más importantes de la Lista fue la inclusión de la famosa cebra africana en la categoría de ‘Casi Amenazada”. También víctima de la caza ilegal, por su carne y su piel, la cebra ha visto cómo su población se ha reducido un 24% en los últimos 14 años, pasando de unos 660.000 a poco más de 500.000. Esto mismo ocurre también con tres especies de antílopes
Africanos.

Por su parte, en Australia sorprendió el anunció de que los koalas ahora son una especie amenazada. La destrucción de su hábitat, los incendios y las sequías, han hecho que ahora sean considerados como ‘vulnerables’, pese a ser una especie icónica de la fauna mundial. Una investigación oficial ha mostrado que el plan de gestión actual es ineficaz.

“La caza ilegal y la pérdida de hábitats siguen siendo amenazas importantes que conducen a la extinción de muchas especies de mamíferos”, afirmó Carlo Rondinini, coordinador de la evaluación de los mamíferos.

Sin embargo, no todo son malas noticias. Esta actualización de la Lista Roja de la UICN revela que la recuperación del panda gigante es una realidad, y pasó de la categoría ‘en peligro’ a la de ‘vulnerable’, gracias a las medidas tomadas por el Gobierno chino para garantizar su conservación. No obstante, se prevé que el cambio climático podría eliminar, en los próximos 80 años, más del 35% de los bosques de bambú que constituyen el hábitat del panda. Por consiguiente, se prevé una reducción de la población, anulando así los logros de los últimos 20 años.

El antílope tibetano también repunta, luego de encender las alarmas. Su población pasó de un millón de ejemplares a 65.000 en la década de 1980, por la demanda de su piel para confeccionar chales. Se requieren de 3 a 5 pieles para fabricar un solo chal, y se mata a los animales porque no se puede ni esquilar ni peinar la lana. Desde entonces, se han tomado medidas de protección rigurosas, y la población se estima actualmente entre 100.000 y 150.000 individuos.

Compartir: