Caracterización y control poblacional para contrarrestar proliferación de palomas en Bogotá

Avanza en el Concejo un proyecto que plantea un protocolo para evitar la propagación de enfermedades y el deterioro arquitectónico derivado del excremento de estas aves.

TOMADA DE:elespectador.com


La proliferación descontrolada de palomas en diferentes zonas de Bogotá preocupa al Concejo Distrital, que este martes abordó alternativas para evitar la propagación de enfermedades asociadas a estas aves y la afectación del mobiliario urbano y el patrimonio arquitectónico por cuenta de su excremento. Por ello, en el primero de dos debates, fue aprobado un proyecto de acuerdo que fija un protocolo para el manejo integral de las palomas.

Tal como lo plantea la iniciativa –de autoría del concejal Emel Rojas (Grupo Significativo de Ciudadanos Libres)– será la Secretaría Distrital de Ambiente la entidad encargada de implementar un “control humanitario de las palomas”, consistente en su caracterización y control poblacional.

En esta tarea, Ambiente será acompañada por las secretarías de Salud y Gobierno de cara a brindar un manejo integral de las aves. “Se ejecutará un programa piloto en las zonas de mayor afluencia e impacto de palomas para aplicar protocolo de manejo integral”, indica el proyecto de acuerdo que, tras superar el primer debate en el Concejo, deberá ahora ser ratificado en la discusión en plenaria.

“Hay problemas de salud pública porque las palomas transmiten enfermedades. Los excrementos de estas aves, llamados palomina, afectan además el mobiliario urbano y el patrimonio arquitectónico de la ciudad”, argumentó Rojas.

La iniciativa contrasta con la propuesta lanzada en junio pasado por el también concejal Pedro Santiesteban (Centro Democrático) quien planteó que los habitantes de calle se puedan alimentar con carne de paloma. “La carne de esas palomas nos servirían para mitigar el hambre de muchos pobladores de la ciudad, por ejemplo, los mismos pobladores del Bronx”, dijo en su momento el cabildante.

Santiesteban aclaró que no se trata de ir a cazar aves en la Plaza de Bolívar, sino que esta iniciativa obedece a una propuesta más estructurada, que consiste en que se puedan contar con criaderos de palomas para el consumo humano. (Lea: ¿Palomas para alimentar habitantes de calle?)

“Si sacamos del nido uno de los dos huevos que pone una pareja de palomas, se podría disminuir la proliferación de palomas y a su vez podríamos llevar ese huevo a un galpón como se crían las gallinas y, en la medida en que crezca sana, podría usarse como alimento“, explicó el concejal, quien agregó que “esta es una carne rica en vitaminas y proteínas, y es un producto apetecido en varios países”

Compartir: