En el partido contra Venezuela, no se podía tropezar

Con gol y pase gol de James Rodríguez, la tricolor venció por primera vez en la era Pékerman a la selección vinotinto. Teniendo en cuenta el exigente calendario antes del final del año, estos tres puntos no se podían perder.
Por: Luis Guillermo Montenegro, enviado especial a Barranquilla
En Twitter: @luisguimonte.

TOMADO DE: elespectador.com

No se podía tropezar. Por como viene el calendario de la eliminatoria para Colombia, el único resultado que servía ante los venezolanos era sumar los tres puntos. Eso lo tenía claro José Pékerman, quien armó un equipo ofensivo para enfrentar al colero, selección que en los últimos años había enredado al conjunto tricolor. Y aunque sufrió más de la cuenta, se logró el objetivo y le ganó por primera vez a Venezuela, desde que es el DT de la selección. James Rodríguez y Macnelly Torres anotaron los goles del triunfo 2-0. El martes será el segundo juego de esta fecha doble ante la selección de Brasil, en Manaos. De aquí a fin de año habrá cuatro partidos más, en los que se comenzará a esclarecer cuáles son los equipos que lucharán por los cuatro cupos directos y el repechaje hacia Rusia 2018. Colombia está ahí, en la pelea.

El Sol brilló en el estadio Metropolitano de Barranquilla, como muy pocas veces lo había hecho a lo largo de la eliminatoria. El rayo pegó con fuerza sobre el terreno de juego, en el que muy pocas sombras hubo y por eso en cada interrupción de juego los utileros de Colombia y Venezuela se vieron obligados a entregar termos con agua a los jugadores para que se hidrataran. Incluso, el árbitro uruguayo Daniel Federsucky también interrumpió el partido en la mitad de cada tiempo para que bebieran agua los protagonistas. En la tribuna, los cerca de 42 mil espectadores se notaron cansinos y en lugar de alentar con intensidad, como habitualmente lo han hecho en los juegos de local de la tricolor, se dedicaron a echarse viento con un abanico que entregaron a cada uno de los asistentes al ingresar al estadio. El clima cumplió su papel.

Ya en cuanto a lo futbolístico, se notó lo difícil que es esta fecha Fifa para los jugadores. Hasta ahora están entrando en ritmo, tras una exigente pretemporada con sus clubes, y eso, más los largos viajes, pesan. Hubo más ganas que buen fútbol y la idea del entrenador argentino la ejecutaron los jugadores colombianos en los primeros minutos, pero luego se fue perdiendo el brillo. Hay que abonarle a Colombia que tuvo jerarquía y no se desesperó nunca, pero un rival más fuerte, como los que vienen en el calendario de la eliminatoria, no perdonarán lo que sí hizo Venezuela.

En defensa, Colombia se vio sólido y cometió pocos errores. Stefan Medina, quien relevó a Santiago Arias, suspendido tras haber sido expulsado en el último juego de la Copa América, cumplió y le siguió demostrando a Pékerman que es un futbolista polifuncional, que puede actuar en varias posiciones sin problema. La dupla de Jeison y Óscar Murillo, como centrales, fue sólida, como ya se había mostrado en la altura de La Paz, ante Bolivia. Óscar fue una muralla y no perdió un solo mano a mano. Con él en la defensa, Pékerman puede dormir tranquilo.

En marca, Carlos Sánchez y Daniel Torres hicieron una buena pareja. Ambos son de esos jugadores que no sólo quitan, sino que saben salir jugando. Claro que por momentos regalaron su espalda y dieron espacios, los cuales no supo aprovechar Venezuela, pero habrá que corregir eso, pensando en el duelo del martes ante Brasil y en los juegos exigentes que se vienen en el camino hacia Rusia.

De la mitad hacia delante Macnelly Torres le dio un poco de pausa al equipo, comparándolo con lo que se había visto en los juegos más recientes, como los de la Copa América Centenario. El volante de Nacional fue fundamental en el camino hacia Brasil 2014 y este jueves entró bien a este proceso. En varias oportunidades puso mano a mano a los delanteros y su sociedad con James en la creación fue valiosa para el juego de Colombia. Incluso el segundo gol lo marcó el barranquillero, tras un pase fino de James. El 10 del Real Madrid no sólo aportó el gol y el pase gol del triunfo, también estuvo preciso en la entrega de la pelota y fue voluntarioso en la marca. Por más que le tocara echarse unos metros atrás y quitar balones, lo hizo correctamente, con mucho sacrificio. Como siempre lo ha hecho con la amarilla. En tiempo de reposición, el cucuteño falló un penal.

En la zona de ataque, Luis Fernando Muriel cumplió una función de banda muy destacada, jugando como extremo derecho. Ayudó a marcar y llegó varias veces con peligro al arco rival. Quizá falló en la definición, pero se muestra como una variante interesante para Pékerman. Su socio en ataque, Carlos Bacca, no estuvo fino en la definición, incluso falló un penal, pero es goleador de la selección, está en racha con el Milan y ya llegará su momento de celebrar.

Con este triunfo, Colombia llegó a 13 puntos en la tabla de posiciones y comenzó bien esta serie de seis juegos de eliminatoria antes del final del año. Los partidos que vienen antes de que termine 2016 serán ante Brasil, Paraguay y Argentina, en condición de visitante. Y Uruguay y Chile, en Barranquilla.

Compartir: