Pro Derecho a Morir sumó 388 nuevos afiliados

Bogotá_
Aunque no es posible decidir cuándo o cómo morir, existe la opción de dejar un manifiesto de lo que se quiere para ese momento. .

TOMADA DE:larepublica.co

Por eso, la Fundación Pro Derecho a Morir Dignamente (DMD) lleva 37 años mostrando el camino a pacientes e interesados para que conozcan sus derechos en esta última etapa de la vida. En esta labor, cuentan con 17.423 afiliados en Colombia, de los cuales, se sumaron 388 miembros el año pasado.

“Esta es mi voluntad” es el nombre del papel con el que el nuevo afiliado de DMD puede dejar constancia de su derecho a participar en las decisiones que se tomen durante un tratamiento de enfermedad terminal, con el fin de evitar someterse a tratamientos innecesarios o dolorosos.

“Llevamos nuestro documento, que es una expresión de voluntad individual sobre lo que uno quiere o no para el final de la vida porque la persona tiene derecho a resolver por sí misma hasta el último instante en que tenga conciencia”, explicó el doctor Juan Mendoza-Vega, presidente de DMD.

Como no es un derecho que las personas normalmente conozcan, la Fundación organiza reuniones en diferentes espacios. En 2015, la mayoría de estas charlas se generó en instituciones de salud con un total de 13, se realizaron siete en colegios, cuatro en empresas y tres en conjuntos residenciales, según especificó el último boletín de la organización.

A estos encuentros acuden principalmente ancianos mayores de 76 años (45%), le siguen adultos mayores de 61 a 75 años (25%) y los menores de 45 años corresponden a 30% del total.

Aunque sean una pequeña parte del público que los consulta, los jóvenes se han mostrado interesados en información sobre una muerte digna, de ahí que la población universitaria y los alumnos de colegio son un público al que la Fundación apunta, según el directivo.

Los pacientes no son los únicos interesados, ellos constituyen solo 30% de las personas asesoradas por DMD, 50% lo conforman los hijos de los pacientes y 20% otro tipo de población. Asimismo, las cifras evidenciaron que 65% de las consultas las hacen mujeres y el restante hombres.

El presidente de esta organización declaró que una muerte digna no se opone a ninguna creencia religiosa, pues en todas las culturas es común el deseo de terminar el ciclo de la vida de la mejor forma. En este sentido, entra a jugar un tema que recientemente fue polémico en el país: la eutanasia.

Al respecto, Mendoza afirmó que “hay una disposición de la Corte Constitucional que dice que toda persona tiene derecho a escoger lo que quiere o no quiere para el fin de su vida, y esa elección que incluye el pedir que se corte su vida si hay sufrimientos que no se pueden aliviar de otro modo”.

Sin embargo, para el exdirector del Instituto de Cancerología, Carlos Rada, desde que se dio la resolución legal para aprobar este tipo de práctica en Colombia, ha habido un “abuso en las solicitudes”, por lo que se hace necesario revisar las causales de la decisión de la Corte.

“Si uno maneja bien el dolor y los cuidados paliativos se hacen a tiempo, no hay necesidad de que se solicite practicar una eutanasia”, manifestó el médico.

Por su parte, Gina Magnolia Riaño, directora de la Sociedad Iberoamericana de Seguridad Social, expresó que “nosotros promovemos modelos de otros países que garantizan los cuidados paliativos. Nuestra tarea es informar y garantizar este derecho a los pacientes”.

Condiciones de la eutanasia

El 14 de octubre del año pasado, el procurador general, Alejandro Ordóñez, radicó ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca una orden de cumplimiento para que el Ministerio de Salud reglamentara la Ley Consuelo Devis Saavedra, del 8 de septiembre de 2014. Esta disposición está relacionada con los servicios de cuidados paliativos. El plazo para cumplir con este mandato fue el 16 de marzo de 2016. Alemania, Taiwán, Holanda, California y Quebec son otros de los lugares que han legislado este tema.

Según la normatividad, la persona puede pedir la eutanasia siempre que cumpla condiciones: primero, que la persona esté en estado terminal de la enfermedad; segundo, que esté sufriendo de manera interminable; y tercero, que la persona tome la determinación de morir, pues no se puede aplicar la disposición sin que exista la voluntad del enfermo.

Países ejemplo de legislación para la muerte digna

Holanda se ha adelantado a la legislación de la eutanasia, su práctica fue despenalizada en 2002, aunque tiene algunas restricciones. Taiwán fue el primer país asiático donde se aprobó la interrupción del tratamiento médico o el uso de herramientas de soporte vital en los casos donde la enfermedad es incurable. En 2015, Alemania validó una ley que permite el suicidio asistido. Y en la región, México cuenta con una institución con la que 4.000 personas han firmado documentos de voluntad anticipada.

Las opiniones

Juan Mendoza-Vega
Presidente de DMD
“La elección que la persona puede hacer incluye el pedir que se corte su vida si hay sufrimientos que no se pueden aliviar de otro modo”.

Carlos Rada
Exdirector del Instituto de Cancerología
“Si uno maneja bien el dolor y ofrece los cuidados paliativos a tiempo, no hay necesidad de que se solicite practicar una eutanasia”.

Compartir: