Consulte esta guía para prevenir el cáncer de cuello interno

Autor: Redacción de El País.

Marta, como prefiere llamarse, hace año y medio se enteró que tenía cáncer de cuello uterino por unos fuertes dolores a un lado de la pelvis, lo que la hizo alarmar para practicarse la citología.

Este examen confirmó la sospecha: su cuello uterino presentaba células cancerígenas. “A raíz de esto mi vida cambió, pero afortunadamente el cáncer no estaba avanzado. Me pude operar y ahora ya estoy sana”, afirma.

TOMADO DE: elpais.com.co

Así como este cáncer cambió la vida de Marta, también entre 2011 y 2015 transformó la vida de 486 mujeres en Colombia. Solo que a diferencia de Marta, todas ellas fallecieron a causa del cáncer de cérvix, según el más reciente registro poblacional de cáncer, elaborado en Cali por la Universidad del Valle.

El cáncer de cuello uterino es una enfermedad maligna que afecta la parte inferior de la matriz. Según Henry Alberto Parra, médico de Grupo Emi Cali, este cáncer “se presenta debido a que unas células del cuerpo empiezan a crecer de forma descontrolada y puede llegar a convertirse en una metástasis, en este caso, el lugar donde crece es a nivel de las células que revisten el cuello del útero”.

El 99% de los tumores de cuello uterino, según el médico ginecobstetra del Centro Médico Imbanaco, Juan Pablo Suso, son producidos por el Virus de Papiloma Humano.

“El virus comienza dañando una de las tres capas del tejido del cuello hasta dañarlo en su totalidad, y posteriormente se puede convertir en un cáncer”, explica Heidi Ramírez, ginecóloga oncóloga de la Fundación Clínica Valle de Lili.

 

¿Cómo detectarlo?

<br>

El método más tradicional y antiguo es la citología. Según los especialistas consultados, este es el examen ideal, pero de acuerdo con Juan Pablo Suso, ginecólogo oncólogo del Instituto Nacional de Cancerología, “una citología no es completamente segura, solo proporciona el 60% de seguridad, es decir, que puede haber un falso negativo en un 40%”. Sin embargo, se debe aclarar que esta prueba es importante porque aunque no diagnóstica el cáncer, sí revela si hay alteraciones.

“La citología permite detectar la enfermedad cuando aún está en un estadio pre-invasivo, y es susceptible de todo tratamiento. Este examen sirve mucho, siempre y cuando se tenga una buena calidad en la toma y en todo el proceso de estudio, incluyendo una adecuada lectura de los resultados por parte de los médicos”, afirma Heidi Ramírez, ginecóloga oncóloga de la Fundación Valle de Lili.

No obstante, la citología no es el único examen que detecta posibles enfermedades dentro del cuello del útero, “ahora con los métodos de la tipificación de VPH combinada con la citología, se tiene una mayor seguridad. Este examen tiene como fin la detección del genotipo del virus del papiloma en pacientes entre los 30 y 65 años”, dice el especialista Suso.

Teniendo en cuenta que en el país nueve mujeres mueren a diario a causa del cáncer de cuello uterino, con una ocurrencia de 22 casos por cada 100.000 mujeres, el Ministerio de Salud implementará “el Modelo Integral de Salud, en el cual están contenidas las rutas y guías de atención de salud particularmente para el cáncer de cuello uterino. La guía incluye exámenes como la citología, las pruebas de ADN para VPH, Técnica de Inspección visual con ácido acético y lugol. Es un modelo que tiene como fin que las mujeres tengan la oportunidad de detección temprana y un tratamiento adecuado”, afirma José Valderrama, epidemiólogo del Ministerio De Salud .

“Esta nueva guía para la detención temprana incluye el examen Genotipificación del VPH, el cual detecta a través de una prueba de ADN qué virus tiene la paciente. Esto aumenta rápidamente la detención de cáncer de cuello uterino”, asegura Claudia Carreño, ginecobstetra.
Este examen se practica en pacientes entre los 30 y 65 años. Las mujeres menores de este rango de edad, se deben hacer la citología, la cual “se hace periódicamente una vez inicie las relaciones sexuales. Si la primera citología presenta alguna alteración, se toma la conducta necesaria dependiendo del reporte citológico, se realiza se una colposcopia y una biopsia”, explica el doctor Henry Parra del Grupo Emi Cali.

Tratamiento

Inicialmente se realiza la coldostopia y biopsia, exámenes que determinan qué tan comprometido está el cuello uterino.
Según la ginecóloga oncóloga Heidi Ramírez, cuando se detecta temprano, se hace un manejo quirúrgico especializado por un ginecólogo oncólogo y si está localmente avanzado o si es un estadio tardío, por lo general, el manejo es con quimioterapia.

Asimismo, Juan Pablo Suso, médico ginecobstetra, dice que “lo ideal es coger la enfermedad cuando sea 100% curable. Cuando está la lesión precancerosa, el manejo es la cirugía. Cuando hay una lesión invasiva que tiene riesgo de metástasis requiere un tratamiento quirúrgico mucho mayor”.

Este cáncer tiene tratamientos con intención curativa y tratamiento con intención paliativa. El tratamiento en el cáncer de cuello uterino hasta un estadio localmente avanzado, se da con una intención curativa, pero no se puede hablar de curación hasta después de cinco años de tratada la paciente.

El cáncer de cérvix es una enfermedad que, si se diagnostica tempranamente, se puede tratar y curar.

Factores de riesgo

Algunos de los factores de riesgo son el inicio temprano de las relaciones sexuales, la multiparidad, es decir, los múltiples compañeros sexuales o el contacto con prostitutas.

El uso de anticonceptivos orales, porque según la ginecóloga oncóloga Heidi Ramírez, muchas de las mujeres que planifican con estos no utilizan métodos de barrera y eso facilita la infección por el virus”.

Igualmente, el tabaquismo, pacientes con sobrepeso, mujeres que utilizan dispositivos intrauterinos y quienes hayan tenido antecedentes de cáncer, están inclinadas a llegar a padecer cáncer de cuello uterino.

Asimismo, el no acudir a los programas de planeación como son las tomas periódicas de la citología.

“Este examen es muy importante, al llevar una vida sexual activa se deben seguir los controles periódicos con un esquema 1. 1. 3, es decir si la primera citología tiene buenos resultados, se debe esperar un año para la próxima, y si esa sale buena, ya debe tomarse la siguiente citología a los tres años. Es lo que ha establecido el gobierno para la detección temprana”, explica Henry Alberto Parra, médico del grupo Emi.

 

Síntomas

 Algunos de los signos más comunes  que se deben tener en cuenta:
  • Sangrado  anormales en las relaciones sexuales.
  • Dolor constante en la parte baja del abdomen.
  • Flujos continuos con olor fétido.
  • Ciclos menstruales irregulares.
  • Problemas al hacer deposición.
En estados iniciales la paciente  puede no sentir nada, y puede tener cáncer de cérvix invasivo.
Según el médico Henry Parra, “los síntomas no comienzan hasta que el cáncer está de forma invasiva, de ahí la importancia de hacerse la citología.
Compartir: